Saltar al contenido

Marca Hispánica

En este artículo te contamos qué es la Marca Hispánica de Carlomagno, su significado y más cosas de este lugar fronterizo situado entre el Imperio Carolingio y al-Andalus en los siglos VIII y IX, tal y como puedes ver en el siguiente mapa de la Marca Hispánica.

Marca Hispánica
Mapa de la Marca Hispánica

Si estás estudiando 2º de ESO sabemos que la Marca Hispánica es una parte del temario de la asignatura de Historia, por lo que este artículo está pensado especialmente para ti. Si lo que quieres es simplemente conocer qué era este territorio te animamos a que sigas leyendo y lo descubras

¿Qué era la Marca Hispánica? Resumen y definición

La Marca Hispánica fue un territorio fronterizo entre el Imperio Carolingio y al Andalus que situado al norte de la península Ibérica y al sur de los Pirineos.

En cualquier caso hay que decir que Marca Hispánica es una denominación posterior empleada por la historiografía, pues ni francos ni hispano llamaron nunca de esa forma a esa franja fronteriza.

A continuación te dejamos un corto vídeo con un resumen de lo que era la Marca Hispánica. Pero si quieres enterarte de muchos más detalles continúa leyendo después de verlo.

Las Marcas en la Edad Media

El término Marca nació durante época carolingia para fijar las fronteras contra los enemigos del imperio. Estaban gobernadas por un marqués o margrave que no era más que el señor feudal de la zona y, además de la Marca Hispánica también se instauraron la Marca Sajona, Marca Bretona, Marca Ávara, Marca Lombarda o la Marca Friuli en el territorio fronterizo con los magiares.

Este sistema de marcas fue copiado por los musulmanes de al Andalus, quienes establecieron 3 territorios fronterizos en la península Ibérica conocidos como:

  • Marca Inferior: cuya capital era Mérida.
  • Marca Media: con la capital en Toledo.
  • Marca Superior: su capital era Zaragoza.

La creación de la Marca Hispánica

Tras recibir una petición de ayuda de los gobernantes de Zaragoza y Barcelona, que se mostraban descontentos con el emir de Córdoba, Carlomagno decidió intervenir al sur de los Pirineos. Durante esta expedición tuvo lugar la famosa batalla de Roncesvalles -origen de la Marca Hispánica- y en sus hechos se inspira la «Canción de Roldán.

La campaña militar no puede considerarse precisamente un éxito, pero gracias a ella se produjo el nacimiento de la marca Hispánica. Fruto de aquella expedición sí se consiguió la conquista de Gerona en 795 y, más tarde, Barcelona en 801, creándose un núcleo de resistencia local a la ocupación musulmana que fue apoyado por los carolingios mediante la creación en 795 de una línea fronteriza con carácter defensivo, que iba desde Pamplona hasta Barcelona, en la que estaban incluidos los valles de los Pirineos, a los cuales se les dotó de una organización que estaba encabezada por las élites locales y que será el origen de los futuros condados.

Historia de la Marca Hispánica en la Edad Media

Desde su comienzo la Marca Hispánica quedó dividida en condados caracterizados por una población muy heterogénea compuesta por vascones, íberos, celtas, árabes, judíos, etc., que apoyaron a francos o musulmanes según sus intereses. Si bien es cierto que estos territorios pudieron haber cierta entidad política o administrativa en tiempos del reino visigodo, aunque sin llegar a constituirse en condados.

Pero, ¿qué ocurrió con los territorios de la marca hispánica tras la muerte de Carlomagno?

En el siglo IX, a medida que se acentuaba la crisis en el Imperio Carolingio y tras la muerte de Ludovico Pío, los dirigentes  de los condados fueron ganando autonomía respecto a los francos. Por el Tratado de Verdún, la Marca Hispánica quedó incluida dentro de los dominios de Carlos el Calvo, quien mediante la Capitular de Quierzy estableció que los condados pasasen a ser hereditarios, favoreciendo la creación de verdaderas dinastías en ellos. La Capitular de Quierzy es considerada por muchos la aparición del feudalismo y en la práctica supuso la independencia de los condados catalanes de los carolingios.

Los que más poder alcanzaron fueron los condados de Pamplona; Barcelona, que posteriormente se convirtió en el más importante de Cataluña; y el de Urgel, importante sede episcopal.

Aunque en un primer momento se encontraron bajo el influjo franco, los condados catalanes alcanzaron una cierta entidad bajo Wifredo el Velloso, quien concentró en sus manos los mayores de estos condados y promovió una repoblación de tierras, lo que le permitió expandir sus dominios. Las tierras fueron ocupadas principalmente por gentes que sufrían la represión de Abderramán I tras la campaña de Carlomagno contra Zaragoza.

¿Cómo era la vida en la Marca Hispánica?

Al igual que en todos los territorios fronterizos de la Antigüedad y la Edad Media, la vida en la Marca Hispánica debió ser muy dura.

En primer lugar el territorio no se encontraba bien delimitado, por lo que no era fácil saber a que señor correspondían esas tierras y, por tanto, a quien servir. En ocasiones, el poder lo ejercían instituciones civiles o eclesiásticas que no siempre compartían los mismos intereses.

Por otro lado estaba la presión de los musulmanes, que en las zonas de LLeida o Zaragoza, con importantes núcleos de población, fue muy fuerte y las incursiones para asolar el territorio debieron ser constantes. Por contra en zonas de valles o en la zona sur de Barcelona aparecieron castillos, abadías y otras construcciones defensivas en torno a las cuales se crearon núcleos de población que hacían la vida más llevadera.

Los condados Catalanes de la Marca Hispánica

En total, los condados catalanes nacidos de la creación de la Marca Hispánica fueron 12:

  • Condado de Ampurias
  • Condado de Barcelona
  • Condado de Berga
  • Condado de Besalú
  • Condado de Cerdaña
  • Condado de Conflent
  • Condado de Gerona
  • Condado de Manresa
  • Condado de Osona
  • Condado de Pallars
  • Condado de Rosellón
  • Condado de Urgell

La mayoría de ellos fueron anexionados en diferentes etapas por el condado de Barcelona, incluso los de Manresa y Osona siempre mantuvieron algún vínculo con él, mientras que los de Ampurias, Rosellón y Urgel fueron anexionados a la Corona de Aragón.

El fin de la Marca Hispánica

Aunque en la práctica el reparto del territorio realizado tras el tratado de Verdún supuso el principio del fin de la Marca Hispánica, sería la decisión de Carlos el Calvo de entregar en heredad los condados lo que provocó la desaparición de la Marca Hispánica y la aparición de dinastías y la posterior Corona de Aragón, que se convertiría en una de las principales potencias de Europa en los siglos posteriores junto con la Corona de Castilla o la de Portugal.

Si te ha gustado este artículo déjanos un comentario con tu opinión al final de la página o comparte en tus redes sociales. ¡Muchas Gracias!

Fuentes y referencias: