Saltar al contenido

Lombardos

¿Quiénes eran los lombardos? ¿Cómo era la cultura y el arte lombardo? Si no lo sabes no te preocupes. Aquí te contamos sus curiosidades y su relación con el Imperio Carolingio.

Lombardos

Los lombardos fueron un antiguo pueblo germano que a mediados del siglo VI se instalaron en lo que es la actual Italia procedentes de Panonia.

Origen de los lombardos

El origen de los lombardos es una cuestión controvertida. Hay quien ha propuesto que en el siglo II se produjo una fuerte reestructuración de los pueblos germánicos, apareciendo nuevos pueblos y uniéndose entre ellos para aumentar su poder. Así, se hizo necesario cohesionar grupos ideológicamente diferentes mediante la creación de un origen y una historia común.


En los últimos tiempos se piensa que la tribu germánica de los lombardos fuese originaria de Escandinavia que desde finales del siglo IV y durante buena parte del siglo V emigró a la región de Panonia en un fenómeno conocido por la historiografía como «Gran Migración».

Es posible que los líderes de las tribus más poderosas plantearan un origen sobrenatural, creando una conciencia de pertenencia a un mismo grupo que, más tarde, se ampliaría con la de pertenencia territorial. La formación de este origen común probablemente se vería favorecido porque estos pueblos provendrían de una misma región.

¿Qué significa lombardos?

La palabra lombardo deriva del latín longobardus, que a su vez significa larga barba, tal vez porque esta era una de las características de este pueblo. Durante la Edad Media, en el norte de Europa la palabra lombardo evolucionó y se convirtió en sinónimo de banquero.

Los lombardos en los autores antiguos

La primera mención a los lombardos en las fuentes romanos la tenemos en la obra del historiador romano Veleyo Patérculo. Más tarde serán citados por Estrabón, aunque la constatación de la creación de un origen común la tenemos en el historiador y político romano Tácito, quien afirma que los pueblos germanos, en una afirmación de unidad e identidad, creían que provenían de Mannus, un antepasado común a todos ellos y que era hijo del dios Tiusto que aparece citado en algunos cánticos antiguos.

El historiador Paulo Diácono, fue secretario del rey Desiderio y a finales del siglo VIII escribió una historia de los lombardos titulada «Origo Gentis Langobardorum», que va desde el año 568, año en que ocuparon Italia bajo el mando de Alboino, hasta el 744, año en que muere el rey Liutprando.

Para Paulo Diácono los lombardos pertenecían originalmente a la tribu escandinava de los Winnili, cuyos líderes eran unos tales Ibor y Aio. El problema de la obra de Paulo el Diácono es que no conocemos todas sus fuentes.

Los lombardos en Italia

Con la desintegración del Imperio Romano se produjeron movimientos de pueblos germanos por Occidente. Una de estas migraciones fue la de los lombardos. Estos se habían instalado en Panonia —una antigua provincia del imperio romano en Europa Central—. Pero la llegada de los avaros le obligó a desplazarse nuevamente. Llegando esta vez hasta Italia. Una tierra por aquel entonces arruinada por las guerras entre el imperio bizantino y los ostrogodos.

La conquista de Italia

En su migración hacia Italia a Alboino se le unieron varios pueblos, formando un ejército de varias decenas de miles de hombres. Ya en Italia se aliaron con el Imperio Romano de Oriente contra los ostrogodos del rey Totila en la batalla de Taginae. La primera ciudad que conquistaron fue Forum Iulii, en el noreste, donde Alboino creó un ducado en el que puso al frente del gobierno a un sobrino. Rápidamente otras ciudades del norte de Italia cayeron en manos germanas. Pero fue en el verano del 569 cuando los lombardos conquistaron Milán, principal ciudad del norte de Italia.

Más tarde, tras un largo asedio, los lombardos conquistaron Pavia, donde instalaron la primera capital del reino, Desde allí se lanzaron a la conquista del sur, dominado hasta entonces por los bizantinos y haciéndose con el dominio de la Toscana y creando dos ducados en Benevento y Spoleto. Eso sí, los bizantinos consiguieron conservar Roma y la región de Rávena.


La caída del reino de los lombardos

Esta situación asustó al Papa de Roma, quien se sentía amenazado al estar rodeado por los lombardos. Su reacción fue pedir ayuda a los francos y Carlomagno no dudó en prestársela. El monarca franco en su lucha con su hermano por acceder al trono había buscado el apoyo de los lombardos casándose con una hija del rey Desiderio. Pero posteriormente la repudió, algo que equivalía a una declaración de guerra.

Esto explica que el rey franco viese con buenos ojos la posibilidad de intervenir en Italia ante la petición del Papa. En el 774 los francos derrotaban a los lombardos en la península itálica, quedando la zona organizada en ciudades-estado bajo diferentes poderes.

El recuerdo de la presencia lombarda en Italia persiste hoy en el nombre de la región de Lombardía, la más poblada de Italia y con la renta per cápita más alta del país.

Conversión de los lombardos

La conversión de los lomabardos al cristianismo fue un proceso dilatado en el tiempo. En su origen, los lombardos creían en los dioses germánicos. Con su migración a Panonia entraron en contacto con pueblos de los que adquirieron un destacado simbolismo. Sería en Panonia donde los lombardos entraron por primera vez en contacto con el cristianismo, incluso Albonio se convirtió al cristianismo. Pero estas primeras conversiones solo afectaron a parte de la aristocracia.

La conversión al cristianismo de los lombardos a gran escala no se produjo hasta que estos llegaron a Italia. Entonces, los lombardos se convirtieron al catolicismo, incluso la reina Teodelinda mantuvo un estrecho contacto con el Papa Gregorio I.

Organización del reino lombardo

En un primer momento las relaciones de los lombardos con Roma fueron malas, ya que los lombardos eran paganos y algunos arrianos. Poco a poco fueron tomando tradiciones y títulos romanos, y hasta cierto punto se convirtieron al cristianismo, aunque después de varios conflictos.

En el territorio lombardo se formaron más de una treintena de ducados que adquirieron una fuerte autonomía, algo que a la larga fue un verdadero lastre para el reino. Los reyes realizaron importantes esfuerzos por centralizar el poder, pero nunca lo consiguieron.

La sociedad lombarda

La sociedad lombarda se dividía en clases: nobles, hombres libres, siervos dependientes de la nobleza y los libres y, por último, esclavos. Pero no debemos pensar en una nobleza extremadamente rica. Quitando a los reyes y a los más poderosos la nobleza lombarda vivía en ciudades y dependían del rey para obtener sus ingresos. Los hombres libres eran bastante numerosos en comparación con los de otros reinos, pero no suelen aparecer mencionados en las fuentes documentales.

La sociedad hablaba el idioma lombardo, el cual empezó a decaer en el siglo VII, aunque es muy posible que se siguiese utilizando de manera minoritaria hasta alrededor del año 1000. El idioma lombardo se conoce de parcialmente, ya que solo se conservan de él algunas menciones en textos latinos y en runas. Con la llegada a Italia el idioma empleado por los lombardos pasó a ser el latín de forma mayoritaria.

Las estrategias de consolidación del poder de los lombardos

Los matrimonios en el siglo VI

Durante la Antigüedad Tardía de produjeron fusiones entre costumbres germanas y tradiciones romanas. En el ámbito de los merovingios se produjo un intercambio de mujeres entre personajes de la realeza. En los siglos V y VI los miembros de la realeza merovingia aplicaron una política de intercambiar sus mujeres con las dinastías reinantes de otros pueblos, cerrando y consolidando de esta manera alianzas con los germanos.

Esta política de estrategias matrimoniales respondía a una doble estrategia de tradición romana y germana. Sin embargo, lejos de la tradición monógama del catolicismo, los lombardos eran polígamos. Por Paulo Diácono sabemos que el rey Wacho tuvo tres esposas: una de ellas era hija del rey de los Tiringios, otra del rey de los Gépidos y, por último, la tercera esposa era hija del rey de los Hérulos, con quien tuvo un hijo, Walter, que le sucedió al frente del reino lombardo.

Los matrimonios en el siglo VII

Mediante matrimonios dinásticos en el siglo VII se consolidó la unión entre lombardos y bávaros, aunque la invasión carolingia modificaron en parte estas prácticas. No existe unanimidad, pero la opinión más extendida es que los bávaros fuesen un grupo de lombardos aislados en la región del Danubio, y que habían abandonado la zona de la Panonia antes de que los lombardos, con Alboino al frente, emigrasen a Italia.

El arte de los lombardos

De los primeros momentos de su historia, los relacionados con su migración a Panonia y, posteriormente a Italia, solo se conservan armas y adornos similares a objetos similares de los otros pueblos germánicos del norte de Europa. Cuando ya se asentaron en Italia, las principales manifestaciones de su cultura son las construcciones arquitectónicas de clara influencia bizantina y paleocristiana de las que se conservan unos pocos ejemplos en la actualidad.

Pero la destreza de los constructores lombardos debió ser apreciada en varios lugares de Europa. En la península Ibérica se piensa que las primeras construcciones románicas de los condados catalanes fueron obra de talleres itinerantes que tenían un origen lombardo. Incluso es posible que la palabra lombardo se convirtiese en la Cataluña medieval en un término para hacer referencia al oficio arquitectónico.

Fuentes y referencias

Además de los lombardos también tenemos:

Summary
Lombardos
Article Name
Lombardos
Description
Los lombardos fueron un pueblo germano que en el año 568, bajo el mando de Alboino, emigraron desde la región de Panonia hasta la actual Italia. En primer lugar conquistaron las ciudades del norte y, poco a poco, se hicieron con el control de gran parte del territorio italiano.
Author
Publisher Name
Decarlomagno.info
Publisher Logo