Saltar al contenido

Carlos Martel

¿Cuando nació Carlos Martel?, ¿cuándo y cómo murió?, en definitiva, ¿quién fue el mayordomo de palacio más conocido del reino Franco? En la biografía de Carlos Martel que te dejamos a continuación resolvemos todas tus dudas sobre su figura.

Estatua de Carlos Martel
Estatua de Carlos Martel

Los orígenes de Carlos Martel

Desde mediados del siglo VII los mayordomos de palacio se habían aprovechado de la debilidad política de los monarcas merovingios para aumentar su poder, formando verdaderas dinastías. El reino Franco se encontraba dividido en tres reinos: Austrasia, Neustria y Borgoña.

El mayordomo de Austrasia era Pipino de Herstal, padre de Carlos Martel, pero como consecuencia de la victoria sobre el mayordomo de palacio de Neustria y Borgoña en la batalla de Tertry, consiguió unificar en su mayordomía a los tres reinos.


¿Quién fue y qué hizo Carlos Martel?

Carlos, apodado Martel o Martillo en crónicas posteriores, nació en el 688. Su padre, Pipino de Herstal, consiguió que el título de mayordomo de palacio fuese hereditario. Pero Carlos Martel era hijo ilegítimo de Pipino Herstal y había sido apartado de la línea de sucesión al cargo. Sin embargo, a la muerte de su padre y la del único hijo legítimo que le sobrevivió dejó como herederos a sus tres nietos. Unos niños al cargo de su esposa Plectudra, quien ejercería la regencia.

Carlos consiguió derrotar a los partidarios de los nietos de Pipino y hacerse, en 719, con el título de mayordomo de palacio del reino Franco cambiando para siempre el destino del mismo.

A partir de este momento el mayordomo de palacio pasaría a ser el verdadero dirigente del reino Franco.

En los últimos años han aparecido varios estudios que ponen en duda la ilegitimidad de Carlos Martel, planteando que esta creeencia puede deberse a las acusaciones lanzadas por Plectudra, la primera esposa de Pipino, que trataría que los herederos de su esposo fuesen sus hijos.

El ascenso de Carlos Martel

Como hemos dicho, a la muerte de Pipino de Herstal en 714 le siguió una revuelta de los nobles de Neustria, lo que no impidió que su hijo bastardo, Carlos Martel, se adelantase a los hijos legítimos de Pipino  y reuniese en sus manos los títulos de mayordomo de palacio de los tres reinos, a los que añadió el de príncipe o duque de los francos, convirtiéndose de esta forma en la persona con más poder del reino Franco.


Perol ascenso al cargo no fue un camino de rosas. En su contra se posicionó la esposa de Pipino, Plectudra, quien pretendía que el cargo fuese a parar a su hijo, un niño de 6 años. Pero Carlos Martel, a pesar de ser hijo ilegítimo de Pipino, contó con el apoyo de varias regiones del reino que no veían con buenos ojos que les gobernase una mujer, estallando revueltas en varios puntos del reino.

Ante esta situación, Carlos Martel se puso al frente de algunas revueltas y consiguió vencer las primeras batallas, dirigiéndose hasta Colonia, donde vivía Plectudra y su hijo, quienes le reconocieron como mayordomo de palacio.

Los primeros años de gobierno de Carlos Martel

A pesar de que la posición de Carlos Martel como mayordomo de palacio en los primeros años era muy débil, consiguió imponer como rey franco a Teodorico IV, menor de edad, lo que suponía que este no le discutiría el liderazgo y así afianzar su poder.

Pronto surgieron las tensiones regionales, avivadas por la rebeldía de los obispos y los descendientes de la aristocracia de Provenza. El espacio político-cultural franco se dividió en dos áreas separadas a grandes rasgos por el río Loira.

  • Una, la septentrional, germánica.
  • La otra, la meridional, románica.

Pero tras estos primeros años de tensiones, sin la oposición de un monarca fuerte. Carlos Martel propuso a las aristocracias del norte emprender una serie de campañas militares para someter Frisia occidental e incorporarla al reino franco y así controlar a sajones y alamanes. Por otro lado, en el sur derrotó a los musulmanes en 732, cerca de Poitiers, lo que le ayudó a realzar su prestigio.

Las campañas contra Frisia fueron vistas con buenos ojos por los nobles del reino, ya que los territorios conquistados irían a parar a manos de quienes ayudasen a Carlos Martel en esta empresa. En ocasiones esta expropiación de tierras no era suficiente para satisfacer las demandas de los nobles del reino, por lo que Carlos optó por secularizar patrimonio de la Iglesia.

Carlos Martel y la batalla de Poitiers

Si hay un hecho significativo de la biografía de Carlos Martel esta es la batalla de Poitiers, también conocida como batalla de Tours. Tras conquistar la península Ibérica el Islam se dispuso a expandirse por Europa. Cruzando los Pirineos y adentrándose en territorio del reino franco, el ejército musulmán comandado por al-Gafiqi fue frenado por las fuerzas de Carlos Martel en la batalla de Poitiers que tuvo lugar en el 732 en la localidad de Tours, parando de esta forma la invasión árabe de Europa.

Carlos Martel Poitiers
Batalla de Poitiers (Charles de Steuben, siglo XIX)

Esta batalla es un hito crucial para la historiografía occidental, ya que se considera que si el ejército musulmán hubiese vencido en Poitiers la historia, cultura y tradiciones de Europa sería muy diferente a como la conocemos ahora.

Además, la victoria sobre los musulmanes en Poitiers permitió restablecer el control de los francos sobre Aquitania, en donde el conde Eudes, también conocido como Odón el Grande, había intentado independizarse. Y es que hay que recordar que tras la muerte de Dagoberto en el 639, varias regiones del reino Franco se constituyeron como estados autónomos aprovechando la debilidad del poder central. Una de estas regiones fue el ducado de Aquitania.

Consolidación en el poder

El éxito de Carlos Martel en estas primeras actuaciones se basó en la compra de voluntades de la aristocracia, a quien concedió beneficios territoriales gracias a las expropiaciones a la Iglesia, y al hecho de adoptar el estribo, avance técnico que proporcionó a la caballería una gran eficacia en combate.

De esta forma Carlos Martel consiguió afianzar su figura y su poder. Prueba de ello es que el propio Papa Gregorio III pidió su ayuda para asegurar sus posiciones en la península Itálica. Esta se encontraba dividida, además de los territorios papales, entre lombardos, bizantinos y varios poderes autónomos, siendo los más poderosos los ducados de Spoleto y Benevento. Además, la declaración de la iconoclastia en el Imperio de Oriente enrarecía las relaciones en la Cristiandad.

El difícil juego de equilibrios

Estos años de enfrentamiento en la Cristiandad fueron aprovechados por el reino lombardo, tras su unificación en la fe católica, para ampliar sus dominios en la península Itálica. Sobre todo en la costa, donde expulsó a los bizantinos de Rávena, limitando su presencia al sur de la península. El Papado trató de evitar esta expansión lombarda, para lo que pidió ayuda a Carlos Martel, quien no atendió a su petición, pues intuía que ello suponía meterse en un callejón sin salida.

Carlos Martel y la Iglesia

Con Carlos Martel se iniciará la intensa relación con la Iglesia que caracterizará a la dinastía carolingia. Esta colaboración no se dio solo en el plano político como se menciona en el párrafo anterior, pues a ello hay que añadir la colaboración de los francos con misioneros ingleses como San Bonifacio, sin olvidar al impulso evangelizador que se dio al norte del Rin.

Sin embargo las relaciones entre Carlos Martel y la Iglesia no siempre fueron buenas. La negativa de Carlos a socorrer a Gregorio III ante el asedio que los lombardos sometieron a Roma y la injerencia de Carlos en el nombramiento de abades y obispos produjo malestar en la Santa Sede. Además, la constitución de una nobleza fiel a Carlos Martel se había conseguido con la expropiación de tierras a la Iglesia para repartirlas entre los seguidores del todopoderoso mayordomo de palacio.

Aunque no sería justo terminar este apartado sin mencionar que las expropiaciones de bienes religiosos serían compensadas por donaciones que el propio Carlos Martel realizó a distintas abadías, especialmente a la de Saint Denis, en las proximidades de Paris.

Los reyes francos

El rey franco, Teodorico IV, murió en el 737 sin haber ejercido ningún tipo de gobierno. Tras su muerte, Carlos Martel no siguió con la costumbre de nombrar un nuevo rey, con lo que en la práctica suponía la desaparición de la dinastía merovingia.

La herencia de los hijos de Carlos Martel

En el 741 el Carlos Martel murió y repartió el reino entre sus hijos, los cuales habían sido educados en el monasterio de Saint Denis, pero dos de ellos, Carlomán y Pipino el Breve, se unieron, derrotaron a su hermano, Grifón, y nombraron un rey merovingio. Este nombramiento tenía la intención de conservar la apariencia de que los hijos seguían considerándose mayordomos de palacio del nuevo rey Franco, Childerico III, pero en realidad el poder los ostentarían Carlomán y Pipino el Breve.

Importancia histórica de Carlos Martel
Carlos Martel divide el reino entre sus hijos (Biblioteca Nacional de Francia)

La tumba de Carlos Martel

Al morir, Carlos Martel fue enterrado en la capilla de los merovingios en la catedral de Saint Denis. Que esté enterrado en tan prominente lugar, reservado para los reyes francos. Lo que nos lleva a preguntar ¿qué hizo Carlos Martel para merecer tal lugar de sepultura?

Tumba de Carlos Martel en Saint Denis
Sarcófago de Carlos Martel en la catedral de Saint Denis

Pues bien, la respuesta es clara. Fue el abuelo de Carlomagno, por lo que puede considerarse el fundador de la dinastía carolingia. Además, fue el artífice de la victoria franca en la batalla de Poitiers, que la historiografía considera fundamental para el desarrollo de Europa en la Baja Edad Media tal y como la conocemos.

La figura de Carlos Martel en la historia

Para los autores medievales Carlos Martel era admirado por haber frenado al Islam, pero también existían reticencias hacia su figura por las expropiaciones realizadas a la Iglesia. Será en la Edad Moderna cuando empiece ha considerarse a Carlos Martel el salvador de Europa, poniendo en valor las reformas militares que le permitieron gran parte de su éxito

En la actualidad, Carlos Martel es considerado uno de los grandes héroes de Francia y de Europa. Su freno a la expansión del Islam por el viejo continente llevó a un grupo terrorista francés de carácter antimusulmán a tomar su nombre. El Grupo Carlos Martel fue una organización terrorista que actuó contra intereses de empresas Árabes en Francia durante las décadas 70 y 80 del pasado siglo XX.

Sin embargo, en los últimos años varios historiadores han minimizado la importancia de la batalla de Poitiers, ya que según ellos, el interés de los musulmanes tan solo era saquear el monasterio de San Martín de Tours y no continuar su avance por Europa.

Fuentes y referencias

Además de Carlos Martel también te puede interesar:

Summary
Carlos Martel
Article Name
Carlos Martel
Description
Carlos Martel fue un mayordomo de palacio del reino franco durante los años 714 al 741. En este tiempo fue de hecho la persona con más poder de todo el reino Franco, convirtiéndose en el verdadero gobernante del mismo. ¡Entra y descubre más sobre Carlos Martel!
Author
Publisher Name
Decarlomagno.info
Publisher Logo