Saltar al contenido

Batalla de Vouillé

La batalla de Vouillé es junto a la de Poitiers o la de Guadalete una de las batallas más importantes de la Alta Edad Media en la Europa occidental. En este resumen te contamos quién ganó en Vouillé y las consecuencias para el reino visigodo de Toledo.

Quiénes expulsan a los derrotados en la batalla de vouillé

¿Qué es y donde tuvo lugar la batalla de Vouillé?

La batalla de Vouillé fue un enfrentamiento bélico entre visigodos y francos por el control del sur de la Galia, un territorio bajo control de los visigodos y que pretendían conquistar los francos, para de este forma hacerse con el poder de toda la Galia. La batalla tuvo lugar en la primavera del año 507, pero en ella no estaba solo en juego el control del territorio, sino el liderazgo entre los pueblos germánicos que se expandían por el antiguo Imperio Romano de Occidente.

El enfrentamiento aparece descrito en la Historia de los Francos de Gregorio de Tours.

Antecedentes la batalla de Vouillé

Después de saquear Roma, el rey Walia firmó un foedus con el Imperio Romano en el 416 por el cual a cambio de que los visigodos prestasen servicio en el ejército romano, se les permitía asentarse en los alrededores de Tolosa, una zona muy fértil y en la que establecieron la capital de su reino.

En el 484, con el reino de Tolosa consolidado accedió al trono Alarico II, en una época de grandes cambios en Occidente. La desaparición de Imperio Romano Occidental fue aprovechada por los francos para ampliar sus dominios hasta el río Loira, acercándose peligrosamente al reino que habían establecido los visigodos en el sur de la Galia.

Por otro lado, tras haber conquistado el este y el norte de la Galia, los francos, con su rey Clodoveo I a la cabeza, fijaron su atención en la zona sur de la Galia, donde tras llegar a un acuerdo con los romanos se habían asentado los visigodos, quienes además, habían comenzado a expandirse hacia la península Ibérica.

El primer choque entre francos y visigodos tuvo lugar en el 496 en Nantes, cuando tras cruzar el Loira, el ejército de Clodoveo asedió la ciudad. Pero la victoria cayó del lado de los de Alarico, quienes además de levantar el cerco a la ciudad consiguieron hacerse con el control de Saintes, localidad en manos de los francos.

Tras este revés, los francos no se dieron por vencidos y en el 498 volvieron a la carga. Esta vez su intención de tomar Burdeos terminó de manera satisfactoria para sus intereses y supuso un duro golpe para los visigodos.

En el 500 estallaba un enfrentamiento en el vecino Reino de Burgundia. Dos hermanos se enfrentaron por el trono, y mientras Alarico decidió apoyar a un candidato, Clodoveo apoyó al otro. Aunque se trata de un enfrentamiento indirecto entre visigodos y francos, de la contienda salió victorioso el candidato de los primeros, por lo que el Reino Visigodo amplió sus fronteras hacia la parte oriental, sin embargo esto no conllevó una mejora de las defensas del reino, sino todo lo contrario.

Alarico II comenzó entonces a ser consciente del peligro que representaban los francos para sus territorios del norte de los Pirineos, sobre todo a raíz de dos intervenciones francas contra el reino de Tolosa. Partidario de la vía diplomática el monarca visigodo finalmente decidió reunirse con Clodoveo, en el año 500, en un islote del Loira.

Como muestra de buena voluntad, Alarico entrego a Clodoveo a Siagrio, conocido como «rey de los romanos» y que se había refugiado en Tolosa tras su derrota en la batalla de Soissons. Sin embargo, este buen gesto no sirvió para apaciguar las ansias expansionistas de los francos.

Desarrollo de la batalla de Vouillé

En el año 507, el ejército franco, con Clodoveo I y su hijo Teodorico al frente, cruzó el Loira y marchó contra los visigodos. En lugar de esperar la llegada de su enemigo, Alarico II, con ayuda de los ostrogodos —visigodos y ostrogodos se encontraban aliados después de que Alarico contrajese matrimonio con la hija del rey ostrogodo—, salió al encuentro de los francos. Además hay que tener en cuenta que el ejército visigodo se encontraba muy mermado, pues la expansión que estaban llevando a cabo hacia la península Ibérica hacía que hasta allí se hubiesen desplazados numerosos nobles con sus correspondientes séquitos.

La batalla tuvo lugar al amanecer en la llanura de Vouillé, a algo más de una decena de kilómetros de Poitiers, y en ella, tras el primer ataque de la caballería visigoda, Clodoveo mató a Alarico en un combate singular entre los dos reyes, lo que provocó la desbandada del ejército visigodo con el heredero al trono, Amalarico, a la cabeza, después de que la mayor parte del ejército visigodo hubiese sido aniquilado en tan solo un día de enfrentamiento.

Contendientes y armamento en la batalla de Vouillé

Si bien es cierto que el armamento era muy similar en ambos ejércitos, sí es cierto que el ejército franco contaba con una superioridad de hombres, pues mientras muchos de los nobles visigodos se encontraban al sur de los Pirineos enfrascados en la ocupación de Hispania. Por su parte, el ejército franco sí disponía de un importante apoyo de las élites, sobre todo después de que Clodoveo se convirtiese al cristianismo tras casarse con Clotilde.

En cuanto a las armas de ataque, ambos ejércitos utilizaron espadas de longitudes cortas, largas y medias y lanzas con tácticas similares a las romanas. Además, visigodos y francos contaban con arcos y estos últimos con hachas que también se podían arrojar y que son conocidos como «franciscas».

El armamento defensivo de la batalla de Vouillé estaba compuesto por yelmos, corazas y escudos de madera y cuero.

Consecuencias del enfrentamiento de Vouillé

La batalla de Vouillé fue un éxito rotundo de los francos quien se hicieron con los territorios del sur de la Galia y obligaron a los visigodos a retroceder al sur de los Pirineos, quedando limitados sus dominios a la península Ibérica, donde establecieron su capital en Toledo. En la práctica la derrota visigoda supuso el fin del Reino Visigodo de Tolosa.

Las fronteras que se establecieron entre francos y visigodos en esta batalla son las mismas que hoy en día siguen vigentes entre los países de España y Francia.

Si te ha gustado este artículo déjanos un comentario con tu opinión al final de la página o comparte en tus redes sociales. ¡Muchas Gracias!

Fuentes y referencias:

Además de la batalla de Vouillé también tenemos: