Saltar al contenido

Arte Carolingio

¿Cuál es el origen del arte carolingio?, ¿cuáles son sus características?, ¿Qué influencia tuvo del arte clásico? Descubre la escultura, miniaturas, escuelas de arte y otros aspectos de la cultura  del Imperio Carolingio.

Arte carolingio

Capilla palatina de Aquisgrán

Características del arte carolingio

El arte carolingio se desarrolló entre el siglo VIII y mediados del siglo IX por una zona geográfica que comprendía las actuales Francia, Alemania, Suiza y los territorios de la Marca Hispánica.

Carlomagno fue coronado emperador en la navidad del año 800 por el Papa León III, consumando así el acercamiento a la Iglesia. Y es que para Carlomagno era de gran importancia difundir el cristianismo por Europa y presentarse como un nuevo Constantino.

El arte de los carolingios supuso una vuelta a la cultura grecolatina, sobre todo, el arte carolingio tuvo influencias del arte clásico de los romanos y de los bizantinos imitando modelos ya conocidos y profundizando en los conocimientos que pregonaban obras como Los diez libros de arquitectura del arquitecto e ingeniero romano Marco Vitrubio. A pesar de que se copiaron numerosas obras romanas no se debe menospreciar a los artistas carolingios, pues como veremos a continuación, en el Imperio Carolingio se crearon obras de excelente calidad.

Arquitectura carolingia

La arquitectura se desarrolló de manera espectacular en tiempo de Carlomagno, aunque por desgracia, muchas de las obras del momento se han perdido. Gracias a obras literarias sabemos que en la tumba de San Bonifacio, en Fulda, se construyó una iglesia.

Un ejemplo de la arquitectura religiosa carolingia que sí ha llegado hasta nuestros días es la iglesia de Corvey en Westfalia. Esta iglesia presenta el conocido como westwerk, un espacio situado a los pies de la iglesia y enmarcado entre dos torres que le conferían un aspecto de fortaleza. El weswerk era el lugar en el que se colocaba el monarca, ya que lo protegía de la vista de los demás fieles, algo estrechamente relacionado con la iglesias del prerrománico asturiano.

Pero al hablar de arquitectura en el imperio Carolingio rápidamente se nos viene a la cabeza la ciudad de Aquisgrán. En ella Carlomagno situó definitivamente su corte y entre las construcciones realizadas destaca el palacio, del que hoy tan solo se conserva la «Capilla Palatina», obra del arquitecto Eudes de Metz. La Capilla, mandada construir por Carlomagno, era un octógono cubierto con una cúpula que se revistió de mármoles y mosaicos.

Otro ejemplo significativo de la arquitectura carolingia el «Oratorio de Saint Germigny-des-Pres, mandado construir por el confesor de Carlomagno, Teodulfo, presenta una planta cuadrangular que se dividía en 9 espacios decorados con murales y mosaicos.

Las miniaturas carolingias

En el campo de las artes suntuarias carolingias destacan las miniaturas. Durante el Imperio Carolingio proliferaron las obras escritas que recopilaban los saberes del mundo clásico que eran ilustradas con bellas miniaturas y decoradas con púrpura o dorados. En relación con esto surgió una escritura bella y cuidada, es la llamada escritura carolina o carolingia. En su conjunto, un libro decorado de esta manera recibió el nombre de manuscritos ilustrados.

Además, la encuadernación de muchas de estas obras se realizaron en marfil y piedras preciosas, dando como resultados unas auténticas obras de arte que estaban a disposición de todo el mundo.

Es casi seguro que en la ciudad de Reims existía una escuela de miniaturas en las que se crearon el «Salterio de Utrecht» o los «Evangelios de Ebbon». Igualmente, es muy posible que en la corte de Aquisgrán existiese otro scriptorium del que saldría el «Evangelio de Godescalco».

Los marfiles en el arte carolingio

En relación con las miniaturas se encuentran los marfiles, trabajos realizados también en escuelas. En la escuela de marfiles de Aquisgrán se crearon un grupo homogéneo de obras en este material que estaban influidas por el arte paleocristiano.

Un ejemplo de los marfiles carolingios es el «Códice Áureo», una obra realizada a comienzos del siglo IX en el que aparece la Virgen María y, alrededor de ella, santos y dos ángeles que llevan un escudo circular o clípeo.

La joyería carolingia

La orfebrería de la época carolingia heredó gran parte de las técnicas y estilos de época merovingia. El objeto de orfebrería más destacado del Imperio Carolingio probablemente sea el altar de la basílica de San Ambrosio en Milán. Realizado en oro por el escultor y orfebre italiano Vuolvinus, por orden del obispo franco Angilberto.

Arte otoniano

Por el Tratado de Verdún, el imperio se dividió a la muerte de Carlomagno, pero con la reunificación producida con la coronación de Otón III en 962, y en pleno apogeo del sistema feudal, el arte volvió a florecer. En la arquitectura del arte otoniano, la Capilla Palatina de Aquisgrán va a adquirir gran protagonismo y el esquema de su octógono también se seguirá en la iglesia de Ottmarseim. En estos momentos también se empieza la construcción de San Miguel de Hildesheim, ejemplo de la importancia que adquiriría el románico alemán.

Otra de las características principales del arte otoniano son las miniaturas. Los temas serán similares a los del periodo carolingio, pero ahora es habitual la representación de los emperadores en los códices, algo totalmente lógico si tenemos en cuenta la importancia del emperador en el ámbito político y religioso. Sin embargo, estas imágenes no pretenden ser un retrato fiel de la figura del emperador, sino una imagen propagandística en donde el gobernante aparece bajo palio y con un cetro en la mano. El mejor ejemplo de ello es el «Sacramentario de Enrique II» en donde el monarca aparece coronado por Dios.

La orfebrería, al igual que el trabajo con las piedras preciosas también sufrió un impulso en el período otónida, mientras que el arte escultórico quedó un poco rezagado. Una de las principales obras maestras de la época son las «Puertas de la catedral de Hildesheim», en las que aparecen grabados diferentes pasajes de la Biblia. De igual manera, en el Tesoro de la catedral de Essen se encuentra hoy en día la «Virgen dorada de Essen», una escultura dorada, aunque con el núcleo de madera de la Virgen María junto al niño Jesús. Esta obra, realizada en Colonia en torno al año 1000, es una de las pocas esculturas conservadas del período.

Del período otónida del arte carolingio también se han conservado algunos marfiles. Los más importantes los de la serie del obispo Notger en Lieja. En este campo destacó el maestro Echternach, quien realizó varias placas en marfil de una calidad técnica excelente.

Si te ha gustado este artículo déjanos un comentario con tu opinión al final de la página o comparte en tus redes sociales. ¡Muchas Gracias!

Fuentes y referencias:

Summary
Arte carolingio
Article Name
Arte carolingio
Description
El arte carolingio se desarrolló entre el siglo VIII y mediados del siglo IX por una zona geográfica que comprendía las actuales Francia, Alemania, Suiza y los territorios de la Marca Hispánica. Este arte vivió una época de renacimiento en época de Otón III, es el conocido arte otónida.
Author
Publisher Name
Decarlomagno.info
Publisher Logo